Make your own free website on Tripod.com

I CHUAN TAO ARGENTINA


                                                                            

 

    En primer lugar, les comentaré como llego a practicar I CHUAN TAO en lo que es hoy la Escuela del Vacío.

    Arrastraba por años la inquietud de poder aprender y practicar alguna disciplina orientada a la concentración, relajación y fortalecimiento de la mente y que por diversos factores, entre ellos "tiempo", iba retrasando.

    A principios de año comencé yoga y en ese establecimiento me enteré de la existencia del Tai Chi Chuan, hasta ese momento desconocido para mí.

    Inicio la práctica del mismo, y en la búsqueda de la profundización del aprendizaje, poco tiempo me "relacionan" con los profesores de la Escuela.

    Como se darán cuenta, el I Chuan Tao entró en mi vida de pura casualidad, lo cual creo que es el denominador común de la mayoría de los practicantes.

    ¿Cual es el beneficio que encontré en la práctica del mismo?

    Los resultados los visualizo tanto en el aspecto físico, como psíquico. Como es imposible vivir en una campana de cristal, no podemos escapar a las tensiones que nos someten cada una de las circunstancias de nuestra vida,

    Las mismas, en mi organismo, se manifestaban a través de cuadros de gastritis agudas o úlceras. Haciendo el balance del año, me doy cuenta que no he visitado a mi gastroenterólogo y no es porque las tensiones mentales hayan disminuido durante este año.

    Por otro lado, para los que hemos pasado la barrera de los 40 años es fundamental volver a recuperar una actividad programada (2 o 3 veces por semana).

    La realización de la rutina de ejercicios de calentamiento y elongación muscular han contribuido a que me abandonaran mis contracturas de espalda y cuello, que tanto me molestaban y gradualmente voy mejorando mi postura. A medida que la práctica se hace más intensa (siempre "escuchando" al cuerpo), uno se da cuenta como va superando límites anteriores y "descubre" nuevos movimientos en sus rodillas, tobillos y cadera.

    Como se darán cuenta, sólo me he referido a algunas de las consecuencias que se han manifestado sobre mi organismo, las que se han traducido en mejor descanso, buena circulación sanguínea, estabilidad en peso y menor sensación de abatimiento.

    Para nada me he detenido en el "efecto", que sería hablarles de lo que se siente cuando se practica I CHUAN TAO, debido a que son sensaciones personales e irrepetibles, inclusive hasta para uno mismo.

Eduardo Mediavilla

Practicante de I Chuan Tao