Make your own free website on Tripod.com

I CHUAN TAO ARGENTINA


                                                                            

 

 

 

I Chuan Tao: Tantas

 cosas y tan pocas. Tan 

sencillo que se hace 

dificil.  

 

 

 

 

Llegué a la práctica en el momento indicado, creo en realidad que hay un punto de encuentro en tiempo y espacio, para cada uno con I Chuan Tao, como para muchas otras cosas en la vida.

Encuentro en el que se visualiza, se hace necesario y se logra internalizar.

Encuentro que solo se da en un estado especial de la persona (con determinadas condiciones, buenas y malas), pero que es ése momento.

 

Lo bueno de pasar de pensar a sentir: (algo que se nos fue en la vida cotidiana).

En una primera etapa de la práctica, cada movimiento, cada posición, se escucha, se ve, se trata de recordar y luego hacer, calculando, “pensando”.

Mediante la práctica vamos dejando de pensar para darle lugar al sentir.

Así aprendemos a sentir si caminamos en la dirección correcta, si los pies, las piernas, la cadera, el tronco, cada parte de nuestro cuerpo están bien colocados, solo se siente, no se mira, no se piensa, se siente cada músculo, cada articulación, cada función de nuestro cuerpo.

Sentimos el aire que inhalamos y exhalamos, nos sirve, nos hace bien, lo controlamos, “lo sentimos”.

Esto de dejar de pensar para sentir, pasa a lo largo de las clases, sólo al ejercicio, pero cada vez el tiempo de pensar dura menos.

En un principio encontrar la posición o el movimiento adecuado nos lleva quizás todo el ejercicio, luego menos, más adelante apenas unos minutos.

Y a veces nos ubicamos y solo sentimos.

En mi práctica artícular esto lo tomo como un ejercicio en sí mismo, por el poco tiempo que a veces tengo para la clase, muchas veces llego y sólo quedan veinte minutos de práctica, busco en ese corto tiempo, lograr las mismas sensaciones que tengo con la hora y media de clase habitual.

Es todo un trabajo, -“poder estar”- , y en el timpo que estoy aunque sea poco, lograr sentir.

Esto se hace difícil, especialmente cuando vengo del trabajo con la cabeza en funcionamiento constante, me doy cuenta que me cuesta mucho, y es más, muchas veces siento y percibo tragiversadamente, y eso me enoja.

Una de mis tareas actuales, no enojarme, permitirme días y momentos donde las cosas no salgan como quiero.

Y lo que más me gratifica es la búsqueda, y que cada encuentro de una respuesta o de un logro, aparece algo más para seguir buscando.

 

Myrna De Noia

(Practicante de I Chuan Tao)